Chasing Almacigas

I'm Camino Mortera, and I think and write on the EU, internal security, migration, counter-terrorism, Sundays in Berlin, yellow skirts and blue skies. In English, Spanish and (sometimes), French

Yo perdí la timidez en Berlín

Y es que Berlín bien vale un título remotamente sexual (para aquellas mentes calenturientas y adictas a Inteeeeeeeeeernet).

De todos los lugares, reales o imaginarios, donde he estado, dormida o despierta, sobria o borracha, sola o acompañada, Berlín es el único donde he conseguido sacarme la timidez como quien se saca una astilla de la yema del dedo índice (cómo jodían las putas astillas, menos mal que ahora los columpios son hipoalergénicos, estériles y tamponados).

Botón de muestra: es domingo, hace frío y no hay resaca. Siguiendo las recomendaciones de los lugareños de acento español y procedencia ibérica, decido pasar el día entre ropa de segunda mano, muebles de tercera, turcos y salchichas, en ese regalo que la ciudad hace a los arbeitloss como la menda, llamado Mauer Park. Vamos, un mercadillo de toda la vida, pero más grande, más barato, más embarrado, y, como es Berlín, por supuesto más trendy. Todo en Berlín es trendy. Yo, aquí, sentada delante del ordenador con mi ropa de zara y sin peinar, soy trendy. Tú que estás leyendo una historia estúpida sobre Berlín eres trendy.

Pero a lo que íba: caminando por el mercadillo, se nos acerca una chica muy maja que me habla alemán. No hablo alemán, chica maja, le digo en alemán (lo de chica maja no, demasiado nivel todavia). Cambia al inglés con esa facilidad que tienen los miembros de las razas superiores y me pregunta si quiero ir a que me peine en su academia de peluquería berlinesa. Y como es berlinesa, es también una academia muy trendy. En cualquier otra situación hubiera dicho que no, lo siento, estoy ocupada, tengo planes. Aquí no. Aquí dije, muy bien, dime hora y sitio. Me da una tarjeta con su nombre y el de su academia (the hot spot Aveda, para más señas, lectoras de la Glamour), y al día siguiente me voy radiante y contenta a que me peine la chica maja. La chica maja es muy maja, pero muy mala peluquera (está empezando) y me acaba retocando, o más bien repeinando, su profesor, que, por supuesto también es trendy, lleva el pelo quemado a plancha y secador, estilo enchufe de baja potencia, pantalones cortos y botas de agua. Casi me deja sin cabeza, pero me dejo mona.

Lo malo de todo esto es que mi ilusión de que la buena chica me hubiese seleccionado entre toda la crew por mi belleza, estilo, personalidad o cuidadísimo pelo (ja), se desvaneció en cuanto empecé a entender que más bien lo que le había atraído de mi es que era española.

Y es que, como se dice, un español puede conseguir casi cualquier cosa en Alemania. Pero de eso ya hablaremos otro día

Advertisements

3 responses to “Yo perdí la timidez en Berlín

  1. laespumadelosdias October 27, 2008 at 4:04 pm

    Mauer Park, qué envidia me das, no lo sabes bien… me gusta el rumbo que toma tu blog, tienes la pluma afilada. 😉

  2. Marta October 27, 2008 at 9:25 pm

    Sí señora, pluma afilada que me ha hecho reírme en alto un par de veces sola en mi cuarto. Muy trendy sí señor. 🙂

  3. ANA November 10, 2008 at 2:01 pm

    pues si Mauer Park… iba casi todos los domingos… era un ritual…
    besos moza!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: