Chasing Almacigas

I'm Camino Mortera, and I think and write on the EU, internal security, migration, counter-terrorism, Sundays in Berlin, yellow skirts and blue skies. In English, Spanish and (sometimes), French

Farewell to Berlin: estado mental número 1

Como hoy es viernes, y no consigo ir más allá del “Dear Mr.” o “Sehr geehrte Frau” en mi ronda diaria de bombardeo de cartas lanzadas a ese espacio sideral que es el mercadillo laboral, he decidido retomar el blog en busca de un poco de inspiración.

En un mes dejo Berlin (“Sie verlassen den deutschen Sektor”), y en lugar de estar en la calle diciendole un adiós a plazos, a historias cortas de Isherwood, estoy delante de un ordenador intentando hacerme un esquema lo más preciso posible de lo que va a ser de mi a partir del 22 de junio. Lo que no quiere decir, ni mucho menos, que haya comenzado a dibujar ni las líneas de dicho esquema. Más bien significa que me paso los días en negro delante de un papel en blanco en cuya parte de arriba pone “FUTURO” en negrita, a 14 y subrayado.

En realidad de lo que quiero hablar es de la precariedad laboral, de los números rojos en la cuenta del banco, de las distancias, los viajes y lo poco que mola hacerse mayor. Pero, como bien dice S., me quejo demasiado, y como bien dice L. que dice Churchill, “el éxito es saber encadenar los fracasos sin desesperarse”, así que, al menos para los propósitos de este blog, estoy aguantando la respiración y enfrentandome valientemente a lo que esté por venir. Aunque en realidad esté acojonada, como todo el mundo, y no dé crédito a la posibilidad, cada vez más cercana, de volver a casa de mis padres a engrosar el batallón de los desheredados por esta crisis de mierda que no se ceba con sus impulsores, si no con todos aquellos que no teníamos ni 10 años cuando ellos estaba en la cima de su carrera, encocados hasta las cejas y con la gomina como complemento insustituible. Pero de esto ya hablamos en el último post, así que a partir de hoy, declaro inaugurada la sección “Farewell to Berlin”, como dice Isherwood (muy recurrente el autor de “Historias de Berlin”), una ciudad que más que edificios, parques o gente, es un estado mental.

Pues como estado mental preferido de los últimos tiempos elijo el 1 de Mayo. El Ayuntamiento de Berlín ha adoptado como lema “Berlin.The place to be”, así, en inglés, que para eso estamos en un mundo globalizado en el que la gente a la que le cuesta entender la gracia de los carteles de “Visc à Barcelona” (al parecer, un juego de palabras entre vivir en barcelona y viva barcelona), pueda deleitarse con los lemas de ciudades cosmopolitas y decadentes como la capital del imperio teutón.

Bueno, que me lío. Berlin was the place to be, el sitio donde estar, sin duda, el primero de mayo. Y supongo que sería un sentimiento generalizado, por la adrenalina de las manifestaciones, los disturbios callejeros, asiento de primera fila en el meollo de la cuestión y sentirse rebelde cuanto te lanzan un gas pimienta que ni siquiera iba destinado a ti. Porque lo único rebelde que estás haciendo tú es tirar la ceniza al suelo mientras te bebes tu birra caliente de lata y t sonríes al ver como una señora mayor baila con un punki en la unión más paradigmática de los últimos tiempos.

Pero a la sensación de euforia generalizada, yo le añado la mía, el recuerdo de volver descalza como quien vuelve de la guerra, después de haber visto amanecer en una balsa tomando cervezas con L. Hizo mucho calor, y había tanta gente, tantas visitas, tan poco tiempo y un examen tan presente, que fueron unos días de stress maravilloso. Kottbusser Tor convertido por un día en el centro de la lucha política y no de la lucha policial contra las drogas (o el intento más o menos torpe), y Kreuzberg y su multiculturalidad (“es que mira que berlin es multikulti”) que fueron para esta provinciana de provincias burguesas, en centro del mundo por unos días.

Esta tarde volvemos a Kreuzberg a vivir la multiculturalidad llevada a sus útimos extremos en el “Karneval der Kulturen”.

Que alguien me vuelva a repetir por qué me voy de esta ciudad, porque todavía no lo tengo muy claro…

Advertisements

2 responses to “Farewell to Berlin: estado mental número 1

  1. laespumadelosdias May 29, 2009 at 12:13 pm

    Por que entre otras cosas volverás a Barcelona, aunque no sepamos aún cuánto tiempo… y porque los cambios nunca vienen del todo mal. Y podrás volver, eso es lo bueno. Y porque ya verá qué Sant Joan… 🙂

  2. Marta May 29, 2009 at 12:22 pm

    para volver a otros lugares y gentes comunes y para poder algún día de menos precariedad laboral volver y conocerla de nuevo…
    ánimo ante los documentos en blanco! no podrán con nosotras! ;·)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: