Chasing Almacigas

I'm Camino Mortera, and I think and write on the EU, internal security, migration, counter-terrorism, Sundays in Berlin, yellow skirts and blue skies. In English, Spanish and (sometimes), French

Seamos justos (15-Mil razones para estar Indignados)

Seamos justos. Yo, como ente ególatra y dueña y señora de este espacio virtual, no me fui de España por falta de trabajo. Me fui porque creía en que esa cosa que se llama Unión Europea era uno de los proyectos más interesantes de las últimas décadas. Seamos justos. Una vez dentro de eso que se llama Unión Europea, una, dueña y señora de este espacio, allá cuando las cosas nos iban bien, podía haber elegido una serie de caminos (de yos) mucho más lucrativos que los que siguió más adelante, pero esta señora decidió que lo de ser abogada comunitaria (eso existe?), oiga usted, mire usted, no íba a ser lo suyo, y malgastó, como una niña mimada, los años de bonanza persiguiendo no se sabe muy bien el qué. Pero sigamos siendo justos. Esta Princesa, forjada a base de colchones en el suelo y kartoffel, y pommes de terre, tomaba como referentes a todos aquellos europeos, de los de verdad, que se cruzaron en su camino. La Princesa, que muchas veces ha estado triste, no se conformaba con trabajos de 600 (o nigún) euros al mes, con horarios de esclavos, con menos una perspectiva de futuro cuando sus colegas, a esos a los que tanto admiramos (yo los llamo alemanes, británicos, luxemburgueses, holandeses, belgas, pero…you name it) no llegaban ni siquiera a plantearse trabajar por menos de aquello para lo que habían estudiado. Y esa fue la revolución de la Princesa, de la que todo lo que sacó fue una indignación creciente ante una clase política a la que no se le exige nada más que mucho tiempo libre y estómago que gastar en (des)gastarse las suelas en peregrinación partidista, y un guisante que poner en el suelo, debajo del consabido, y anteriormente mencionado, colchón.

Y sigamos siendo justos. Ahora que la Princesa se ha hecho (un poco) mayor, y la UE le plantea más dudas que pasiones, y una serie de cosas muy poco regias empiezan a preocuparle, como eso de tener un lugar donde dejar sus libros (y sus pintauñas, que la Princesa también es presumida), o empezar a cotizar, o definir una casa a la que poder volver después de las enésimas vacaciones (le puedes llamar paro, peu importe) forzadas, a su Alteza, como bien proclama, le gustaría tener  ya no una casa, tan sólo un país al que poder volver.

Por eso esta Princesa sigue teniendo millones de razones por las que indignarse cada día. Ha intentado reducirlas a 15-Mil y parece que funciona, pero aún  así, presa de ‘su futuro’, no puede dejar el Palacio para unirse a las concentraciones que sacuden el reino estos días.

Por eso, la Princesa, osea yo, reza cada noche al Dios Sol para que no se apague y siga luchando por todos aquellos cuyas voces siguen sin ser escuchadas, porque, fruto de la invisibilidad que nos otorga ser Leyendas Urbanas, o de la alegría que transmitimos vía ese NO-DO que es ‘Españoles por el mundo’ parece que no tenemos problemas: pues resulta que los tenemos, que muchos deberíamos haber engrosado las listas del paro mucho tiempo mientras nos buscábamos la vida allende los mares (o Pirineos), que el hecho de habernos ido y ser esos ‘Otros que Inspiran’ que dicen algunos, no impide que nos duelan nuestros países y regiones, y que no queramos volver, hoy, mañana o nunca, a cambiar las cosas.

Seamos realistas, y pidamos lo posible. Lo posible, en un mundo capitalista, no es la desaparición, o el no rescate de los bancos, es un endurecimiento de los controles públicos sobre el sistema financiero, y un diálogo de tú a tú en el que ‘Los Mercados’ (que también son personas) no sean más fuertes que los Estados, y desde luego, que las entidades supranacionales.

Lo posible no es un refuerzo del Senado, si no una redefinición, racional y de acorde con los tiempos, de ese ente sui generis que llamamos Estado de las Autonomías, y la desaparición de la duplicación de gasto que supone nuestro ‘innovador’ sistema autonómico.

Lo posible es darnos cuenta de que la única manera de salir de la ‘estagnación’ es un crecimiento continuado, que no será posible hasta que el Estado no fomente la Innovación y el Desarrollo, proteja a los autónomos y promueva la mobilidad laboral.

Lo posible es una reforma del sector público, del acceso a la función pública y del sistema de designación de cargos políticos. Lo posible es reclamar un cambio en nuestro Derecho Administrativo, anclado en el Siglo XIX, para que generaciones de jóvenes dejen de estar paralizadas durante décadas estudiando unas oposiciones que poco tienen  que ver con ser eficiente o útil para el Estado.

Ahora bien, todo esto pasa por una reforma y limpieza absoluta de nuestra clase política: sin corrupción, el acceso a la función pública se flexibilizaría, atrayendo a los mejores para los puestos claves. Sin amiguismo, ganaríamos en proyección internacional y eficacia económica, librándonos de lastres políticos como aquellos Ministros cuyos nombres todos conocemos que no suponen más que una vergüenza para el país. Con listas abiertas, la disciplina de partido, origen de muchos de los males políticos de este país, podría flexibilizarse, y, a lo mejor, nuestros representantes se darían cuenta de que no les hemos puesto ahí para su deleite y enriquecimiento personal, si no para, oh, pardiez, que nos re-pre-sen-ten.

Por todo esto, mis 15-Mil razones para estar indignada me hacen apoyar el consenso de mínimos de sol. Si tú también eres un universitario sobrecualificado gobernado por gente que, como decía aquel, llegó al Congreso sin saber hacer la O con un canuto, seguro que me entiendes.

Desde hace una semana, en mi casa, esté donde esté, siempre brilla el Sol.

Advertisements

One response to “Seamos justos (15-Mil razones para estar Indignados)

  1. Cova May 28, 2011 at 8:44 am

    Cami, qué razón tienes y que orgullosos estamos todos de ti por las narices que tienes y muchas otras cosas más.
    El que la sigue la consigue y seguro que el sol un día llegará para quedarse, pero si decides un día dejar el derecho te auguro los mismos éxitos como periodista. Pedazo de entrada, no puede, literalmente ser mejor. No cabe.
    Muchos besos desde más allá de la península de Jutlandia. Otro mundo a parte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: